• Si bien el cemento alisado no es una novedad hoy en día, si ha cobrado un rol muy importante en materia de decoración ya que se trata de una alternativa económica y contemporánea.
  • A primera vista puede aparentar ser un revestimiento de baja categoría pero cabe destacar que si se lo emplea en el contexto y en el estilo adecuado, el cemento alisado puede brindar un aire elegante y sofisticado inigualable.
  • Por un lado, el cemento alisado es simplemente una losa de hormigón armado que se fragua en el momento de la obra, luego se pigmenta superficialmente con endurecedores no metálicos y por último se alisa manual o mecánicamente.
  • Son de un rápido y fácil mantenimiento. Además por su versatilidad, se trata de un material capaz de combinarse con otras piezas de decoración o guardas de materiales diversos, ya sea vidrio, metal, cerámica, mármol o granito, entre otros.

 

  • Fácil mantenimiento: Trapo húmedo y ceras
  • 25 colores básicos. (Se pueden preparar a pedido)
  • Se puede transitar rápidamente.
  • No requiere de juntas.
  • Alto tránsito.
  • Terminación lisa.
  • Inclusión de malla de fibra de vidrio. (Evita fisuras)